Biblos Idiomas

 

La mayoría de nosotros desea visitar, estudiar o trabajar en un país, leer un libro, ver alguna película o serie en versión original, o entender a un grupo musical, cuyo idioma constituye una barrera aparentemente insuperable. En Biblos Idiomas sabemos que todos podemos aprender uno o varios idiomas extranjeros con el nivel que a cada uno le interese alcanzar. El mayor problema al que nos enfrentamos es el tiempo, nuestro recurso más preciado: no queremos pasarnos años aprendiendo un idioma, ni perdiendo nuestro dinero en clases lentas y que se eternizan sin resultados.
 

No esperes a la traducción ™

En Biblos Idiomas ofrecemos una amplia gama de servicios enseñanza y de apoyo al aprendizaje de idiomas, para hacer que el uso de nuestro tiempo sea el más eficiente posible, obteniendo los mejores resultados para el tiempo empleado.

Sabemos que el proceso de aprendizaje no termina nunca – incluso en nuestra lengua nativa podemos ganar o perder conocimientos según usemos más o menos el idioma -, y por ello ofrecemos clases para todos los niveles y necesidades específicas.

Sin embargo, tenemos un concepto único sobre cuáles son las necesidades básicas, y qué otros conocimientos se pueden diferir hasta etapas posteriores de nuestro aprendizaje, de forma que nuestros alumnos empiezan a manejarse en contextos cotidianos a un nivel medio cuanto antes.
 

El Método Biblos

Con el Método Biblos de idiomas procuramos romper los modelos y sistemas anquilosados ya conocidos de aprendizaje, para concentrarnos en nuestro deseo de eficiencia: el Método combina la flexibilidad, seriedad y experiencia en enseñanza propia de Academia Biblos; la experiencia autodidacta, de formación  y aprendizaje de múltiples idiomas de nuestros asesores especializados; así como la adición de diseño y conceptos originales basados en el aislamiento (físico y personal) y el modelo intensivo y de inmersión lingüística.

Por otra parte, no intentamos reinventar la rueda; nunca ofrecemos conceptos aparentemente innovadores para vender ilusiones de modernidad, sino que nos concentramos en lo que hemos visto que funciona, y procuramos añadirle las mejoras que nuestra experiencia nos muestra. El dinamismo que nos caracteriza no nos impide ver lo inútil de la innovación sin necesidad.