Home »

 
 

Nuestros cursos

 

La clave básica que domina nuestro concepto de clases de idiomas es la obligación personal, hecha tangible en el Compromiso Biblos, que se aplica a todos nuestros cursos y actividades. Parece que la mayoría de aquellos que van al extranjero vuelven convencidos de que “hasta que no fui al país no aprendí el idioma de verdad”. Eso no es cierto. Al menos no es toda la verdad, ya que falta el verdadero motivo que hay detrás de ese enorme cambio que uno percibe tras una estancia en el extranjero: comparado con ir durante años a clases tradicionales de idiomas (p.ej. Escuela Oficial de Idiomas en España, y academias con métodos similares), hasta que uno no se sumerge al 100% en una sociedad de habla extranjera, no aprende el idioma.

La obligación vs. voluntad

Si uno razona qué provocó el cambio, para sumergirse de esa forma sólo hacen falta voluntad y un entorno apropiado; lo primero nace del interés de cada uno, y lo segundo es lo que aportamos en Biblos Idiomas. Ir a un país extranjero donde no se habla el español significa obligarse de la forma más radical a no hablar español en ninguna circunstancia de la vida cotidiana – siempre y cuando consiga uno no rodearse de otros españoles o extranjeros que sean español, y aislarse de familia y amigos, cosa difícil hoy en día. Por lo tanto, si uno tiene fuerza de voluntad, y con la ayuda de nuestras clases y actividades, y de los recursos a nuestro alcance, lo único que hace falta es obligarse cada día a hablar, leer y escuchar el idioma objetivo el máximo tiempo diario posible, dentro y fuera de nuestras instalaciones.

La misma diferencia existe, comparando Biblos Idiomas con otras academias o instituciones de aprendizaje de idiomas (o de preparación para exámenes), que la que existe entre aprender una asignatura en la universidad para aprobar (o para obtener una nota o un título), o aprender esa misma materia con esfuerzo y objetivos marcados por uno mismo y con la ayuda y el seguimiento de profesores particulares: la primera opción marca una línea, una mínima necesidad de aprender, hasta un tope impuesto externamente; mientras que la segunda – si uno tiene interés y se obliga – da alas para llegar hasta donde uno quiera, en campos de conocimiento que en la práctica son infinitos… A diferencia de los títulos universitarios – o de otra formación -, lo que interesa al aprender un idioma (al menos en la mayoría de los casos) no es un título, sino conocer ese idioma.chatmeets.ru

Modelos y objetivos

Nuestros cursos están divididos por modelos – según días y horas/día que se escojan – y por objetivos – según el interés del estudiante. Las combinaciones disponibles dependen de la fecha y de cada idioma objetivo, en especial del número de alumnos que la soliciten – salvo en clases individuales, para las que suelen estar disponibles la mayoría de objetivos.