Nuestras instalaciones

 

Nuestra dilatada experiencia en la enseñanza nos ha enseñado el tipo de entorno que mejor se adapta a nuestro método, para la mayor parte de los alumnos que buscan la enseñanza especializada que ofrecemos. Esa experiencia ha determinado la estructura y distribución peculiar de nuestros locales específicos de Biblos Idiomas.

Local

Elegimos la entreplanta (primer o segundo piso, nunca un bajo) por las condiciones de silencio y tranquilidad en general necesarias para impartir clases, especialmente en un contexto en el que queremos evitar oir español bajo ninguna circunstancia. Tanto nuestro local de Badajoz como el de Cáceres están situados en zonas céntricas y con buenas comunicaciones, y ya han sido utilizados como academias de enseñanza.

Nuestras clases son amplias y luminosas, pero su tamaño no excede de su objetivo de número alumnos por grupo (entre 6-8 como máximo general), de forma que se aporta sensación de amplitud y comodidad sin espacio sobrante perdido. Nuestro color naranja domina el entorno, en forma de recuerdo constante del lugar donde nos encontramos, aunque procurando siempre no agobiar con el color, combinándolo con colores claros, blancos o azules.

División

Quien entra en nuestros locales advierte enseguida la marca que nos diferencia: la clasificación quirúrgica de nuestras dependencias, delimitadas tanto por líneas pintadas en el suelo, como por carteles indicativos en las paredes.

Preentrada

Un pasillo largo con acceso a servicios para señoras y caballeros diferencia nuestras instalaciones de las oficinas vecinas, poco frecuentadas.

Entrada

A partir de la línea verde, que advierte a los alumnos salientes de la vuelta al mundo de habla hispana, y hasta la línea naranja, se encuentra el lugar seguro donde miembros del staff – administrativo, guías, tutores o los propios profesores – reciben a los nuevos potenciales alumnos:

  • En español, para nuevos ingresos y problemas de alumnos.
  • En los idiomas extranjeros ofrecidos (según hora y día), para acceder desde el primer momento al mundo Biblos Idiomas.

En esta misma zona, en caso de necesidad – y siempre ante la imposibilidad o la incomodidad de salir del local -, se pueden realizar actividades en español.

Zona de Sucio

La llamada Zona de Sucio, delimitada entre la línea naranja y la línea roja que da acceso a las zonas de idioma extranjero. En esta zona está prohibido el español, y se recomienda encarecidamente no usar más que el idioma objetivo mientras se accede a la propia clase, o en su defecto mantener silencio hasta entrar en ella. En esta zona está permitido el español en caso de urgencia, mientras se sale a la entrada o fuera de las instalaciones – p.ej. al coger una llamada considerada importante. El uso indebido del español en esta zona afecta a todos los alumnos, y la falta de motivación para el uso del español constituye una falta leve.

Zona de Limpio

A partir de la línea roja y del cartel de “Prohibido Español” en el idioma de la escuela, el alumno se sumerge exclusivamente en el idioma. A modo de templo sagrado, donde se respetan las costumbres del lugar, cualquier contacto con el español en esta zona está terminantemente prohibido, y será considerado falta grave, salvo en casos excepcionales.

Español para clase

Como principio general, no debe hablarse en español bajo ninguna circunstancia: si no es en el idioma objetivo, no se puede hablar en horarios de clase.

  • Presentaciones.- de Biblos Idiomas, Exámenes Biblos Babel, etc. para futuros alumnos. Serán organizados preferentemente en horarios sin otras clases concurrentes.
  • Clases de nivel bajo.- se usará el español sólo como ayuda a la traducción o explicación de conceptos.
  • Discusión planificada.- sin levantar la voz si otras aulas están ocupadas, entre miembros del staff o entre éstos y los alumnos.

Español por otros motivos

El español que no se usa por necesidades propias del staff o los alumnos ha de estar aún más restringido.

  • Llamadas telefónicas, Whatsapp y mensajes en español u otro idioma distinto del objetivo.- alumnos y profesores están obligados a irse hasta la Entrada o fuera de las instalaciones (pasada la línea verde), pudiendo en caso de urgencia coger el teléfono la Zona de Sucio, tras pasar la línea roja, no antes.
  • Discusión de problemas, propios o externos a Biblos Idiomas.- si en español y horario de clase, irse a Entrada o fuera de la línea verde.
  • Atención a alumnos fuera de horarios de antención.- Si se sabe que van a hablar español, el staff tiene instrucción de no coger el teléfono ni atender a padres ni alumnos. Si no se sabe si podrán manejarse, el staff podrá probar a hablar en el idioma dentro de clase; y si se sabe que sólo hablan español, tienen obligación de salirse antes de hablar en español hasta la zona de sucio.

Falta muy grave

Cualquier uso del español dentro de las clases, o un uso continuado en Zona de Sucio, por parte de cualquiera (miembro de staff, alumno o visitante) será considerado una violación de las normas básicas de respeto hacia la institución, su staff y sus alumnos, constituyendo un ataque frontal a la propia existencia de la empresa – por romper su principio básico de inmersión y aislamiento lingüísticos -, constando como falta muy grave y motivo de expulsión del centro, temporal o permanente según las circunstancias en las que se produjeron los hechos.

A pesar de la pregunta constante de nuestros alumnos, no podemos establecer un número de terminado de llamadas de atención previas a la expulsión definitiva: valoramos el número de sanciones, la mejora de actitud del sancionado, etc.

Acerca de si hemos expulsado a alumnos por este motivo, en casos de quejas repetidas por una falta clara de actitud (o aptitud) por parte del alumno para cumplir las normas, no hemos dudado en expulsar a alumnos de Academia Biblos en el pasado.